A 26 años de la muerte de Kurt Cobain: El informe periodístico que narra al detalle los últimos días del músico

Hoy, al cumplirse 26 años de la muerte de Kurt Cobain, la edición norteamericana de la revista Rolling Stone recuperó un informe detallado sobre los últimos días del atormentado líder de Nirvana.

En primer término, el artículo firmado por Neil Strauss recuerda que si bien se instituyo el 5 de abril de 1994 como la fecha del suicidio de Cobain, su cuerpo fue encontrado unos días después, el 8 de abril de 1994, en el invernadero de su casa en Seatlle.

“Sobre su pecho yacía la escopeta calibre 20 con la que el cantante, guitarrista y compositor de 27 años terminó con su vida. Cobain había estado desaparecido durante seis días”, detalle Strauss.

“Un electricista que instalaba un sistema de seguridad en la casa descubrió a Cobain muerto. Aunque la policía, una firma de investigación privada y amigos estaban siguiendo el rastro, su cuerpo había estado acostado allí durante dos días y medio, según el informe de un médico forense. Se encontró una alta concentración de heroína y trazas de Valium en el torrente sanguíneo de Cobain. Solo era identificable por sus huellas digitales”, añade el periodista, quien toma por primera fuente a Mark Lanegan, cantante de Screaming Trees y amigo cercano de Cobain.

“Kurt no me había llamado. No había llamado a otras personas. No había llamado a su familia. No había llamado a nadie. Yo había estado buscándolo durante aproximadamente una semana antes de ser encontrado. Tenía la sensación de que algo realmente malo había sucedido”, confesó el músico, a tono con una preocupación común del círculo cercano de un Cobain al que el estrellato de Nirvana ya le resultaba insoportable y, entre depresión y dependencia narcótica, tendía puentes para hacer algo con Michael Stipe, de R.E.M..

“En las últimas semanas, estuve hablando mucho con Kurt. Teníamos un proyecto musical en proceso, pero no se grabó nada”, fue lo que reveló Stipe en un comunicado.

El informe de Strauss recuerda que recién ocho días después de que Cobain regresó a Seattle desde Roma, para recuperarse de un intento fallido de suicidio en marzo, que las personas cercanas a él se dieron cuenta de que era hora de recurrir a medidas drásticas.

Algunos incidentes domésticos, con armas incluidas, activaron a Coutney Love, su mujer, y a sus compañeros para internar a Cobain, pero éste se las arregló para manipularlos y diferir esa posibilidad.

Fue en el marco de ese proceso de disuasión, precisamente, que Kurt le pidió a su amigo Dylan Carlson que lo acompañara a comprar un arma porque, según decía, había alguien merodeando su casa.

“Parecía normal, habíamos estado hablando. Además, le había prestado armas antes. Creo que Kurt no quería comprar la escopeta él mismo porque temía que la policía la confiscara”, le dijo Carlson a Strauss, atendiendo el hecho de que ya que habían tomado sus otras armas de fuego después de la disputa doméstica que había ocurrido 12 días antes.

Lo concreto es que Cobain y Carlson se dirigieron a una armería cercana y compraron una escopeta Remington de calibre 20 y una caja de municiones por 300 dólares. Pagaron en efectivo, según consta en la nota.

Podés leer el resto de informe, aquí.

Cobain en un show que Nirvana ofreció a fines de 1993. (AP)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *