Gabriela Martínez, de Las Pelotas: Es muy raro tocar para una camarita de celular

Es así, el nuevo disco de Las Pelotas, llevaba menos de una semana de presentación cuando la Organización Mundial de la Salud declaró al Covid-19 como pandemia.

Después de eso, la banda quedó, en palabras de su bajista Gabriela Martínez, "pedaleando en el aire, tecleando". Es que Las Pelotas tenía el disco listo desde septiembre pero decidieron posponer el lanzamiento debido a la crisis que se desató a fin de año con el cambio de gobierno.

"En octubre no estaba claro qué iba a pasar antes de fin de año, en algunos lados se manejaba la posibilidad de que estalle todo en diciembre, entonces pensamos por qué no esperamos y lo largamos el año que viene", dice Martínez.

Entonces todo siguió su curso y la banda salió de gira por Europa. Cuando volvieron, aprovecharon para retocar obsesivamente algunas cosas del álbum. "Abrimos las mezclas y pulimos algunas cosas pero el disco ya estaba recontralisto en diciembre. Eran retoques finos que normalmente no se pueden hacer porque el material ya salió, pero ya que lo podíamos hacer, lo hicimos. Entonces quedamos en sacarlo en el marzo y ahora otra vez todo quedó en el aire", agrega.

La presentación nacional iba a ser este 25 de abril en Buenos Aires y el show quedó suspendido sin que haya alguna previsión sobre cuándo se reprogramará. Y justamente la cuarentena obligatoria agarró por sorpresa a la mitad del grupo en Traslasierra, preparando esa presentación.

Martínez cuenta cómo vivieron esa situación excepcional: "Estábamos juntos en el proceso de cranear el show. A mí me agarró en Nono, ahí pasé la primera parte de la cuarentena y conseguí hacer en la policía una autorización que decía que habíamos pasado la primera cuarentena ahí y que teníamos que volver. Hice una jurada en la policía y pude volver a Buenos Aires".

Germán Daffunchio y Tomás Sussmann siguen en las sierras de Córdoba, mientras que el resto (Gustavo Jove, Sebastián Schachtel y Alejandro Gómez Ferrero) están como Gabriela en Buenos Aires, esperando que todo pase.

Cuarentena y cambios

En medio de la incertidumbre de no saber qué va a pasar, la banda subió el jueves por la noche una versión casera del tema Hasta que el sol. En la canción se ve a cada uno de los integrantes compartir imágenes de su casa, algo que Las Pelotas no suele hacer porque no despuntan el vicio usando las redes ni mostrando su intimidad.

Sobre cómo fue esa exposición, Martínez dice que es todo rato, distinto. Sabe que ahora más que nunca todo pasa por las redes. "Nos grabamos con el celular desde nuestras casas y mandando el audio por fuera para que se escuche mejor", cuenta. Y agrega para ella "es muy raro tocar para una camarita de celular".

La movida fue para "generar cosas en este tiempo de cuarentena" y acercarse a los fans, pero aclara: "Esto no es algo que vaya a generar trabajo ni para nosotros, ni para otra gente como lo sería un show, acá solo hay trabajo para el de las redes que lo tiene que subir".

En ese sentido, la banda se suma a la enorme cantidad de artistas cuyo futuro profesional es incierto en medio de una pandemia y Gabriela insiste en que la mayoría de los músicos "necesitan" tocar para poder tener ingresos.

"No somos solo los seis músicos sino que hay muchísima gente que trabaja para que un show se lleve a cabo -directa e indirectamente- y esa gente está hoy en un estado de precariedad total", agrega, mientras refuerza la idea de que no sabe cuánto se pueden sostener las cosas solamente desde las redes. "Estamos frente a algo tan nuevo que nadie sabe para qué lado va a salir", remata.

“Es así”

El disco está planteado por la banda como un “viaje sonoro”, un trayecto que si bien es de introspección está signado por lo que ocurre afuera, y hoy más que nunca, eso toma otro valor.

“Hasta que todo estalle/ Seguiremos mirando a otro lado/ Qué lindo mundo dejamos a los vienen”, reza la letra de la canción Sientate y espera. Ahora que todo parece haber estallado, Martínez dice que a pesar de ser muy crítico es disco es “esperanzador”.

El proceso creativo que derivó en Es así arrancó hace unos tres años con juntadas esporádicas en las Sierras y con el juego de intercambiar instrumentos para ver qué salía. Se dieron cuenta de que había material y luego formalizaron la composición. Muchas cosas quedaron afuera y luego el disco pasó por el extraño proceso de estar terminado pero descansando. Lo reabrieron, lo retocaron y aunque ya había un single dando vueltas desde octubre, el lanzamiento oficial terminó siendo en marzo.

La bajista asegura que los retoques fueron tan finos que solo quien estuvo detrás del proceso se da cuenta de que hay un cambio: "Incluso yo misma si no estoy en mi casa con unos buenos parlantes por ahí no me doy cuenta de esos detalles".

Y cierra diciendo que si bien son obsesivos a la hora de trabajar se frenan entre ellos a la hora de retocar: "Nos solemos decir 'pará déjalo así que está buenísimo´".

(Gentileza prensa Las Pelotas)
(Gentileza prensa Las Pelotas)
(Gentileza prensa Las Pelotas)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *