La calle ya no es su lugar: la dura realidad de los artistas callejeros durante la cuarentena

Hace rato que la música no suena en las calles, ni en las plazas ni en los espacios públicos. Tampoco en los bares ni las salas de conciertos, que están cerrados con un futuro por demás incierto. El mundo de la cultura y el arte, se sabe, es uno de los más afectados por la pandemia. Particularmente en la música, muchos han tenido que recurrir a las redes sociales para garantizar la subsistencia apelando a una “gorra virtual”. Otros han decidido poner sus canciones al servicio de una causa solidaria o simplemente salir a sus balcones o techos a expresarse y compartir así un momento de conexión con los vecinos.

Si hay un grupo de trabajadores de la cultura popular que realmente está atravesando una situación crítica durante este aislamiento es el de los artistas callejeros. Son payasos, malabaristas, actores y sobre todo músicos que se ganan el mango diariamente y, además, le regalan un instante de felicidad a los cordobeses que deambulan por las peatonales del centro de la ciudad. O eso era así por lo menos hasta antes de la cuarentena.

Hace casi un año, en VOS publicábamos un informe que justamente detallaba cómo había crecido la cantidad de músicos en las calles. Allí, contaban sus historias de vida, algunas conmovedoras. También se explayaban sobre cómo se las ingeniaban para hacerle frente a la crisis. Ahora, el efecto de las calles vacías trajo una desolación absoluta.

“Se nos está haciendo muy difícil la subsistencia. Hace más de 40 días que no podemos salir a trabajar. Por el momento no hemos recibido una ayuda concreta de los organismos estatales, así que estamos procurando que esto pase rápido y poder volver a la calle, que es nuestro lugar”, cuenta Natalia, una de las integrantes del Dúo Clandestino, que solía deleitar con sus clásicos del rock en la esquina de Caseros y Obispo Trejo.

Su compañero Ernesto, quien se encuentra dentro del considerado grupo de riesgo ante el virus por ser mayor de 60 años, se refugia en el humor. “Estamos más clandestinos que nunca y renovando el repertorio para cuando podamos volver. Ahora nos encontramos en el estudio A, aunque también tenemos el estudio B y el C”, dice entre risas sobre el garage en el que pasan sus días. ¿Transmisiones por redes? “La verdad, no tenemos buenas herramientas para hacerlas”, responde con franqueza Natalia.

Buscarle la vueltaUno de los que sí le encontró la vuelta a las redes es Fausto Lescano, quien se jacta de ser el músico que hace más tiempo toca en las peatonales de Córdoba. “Hace 23 años que trabajo con mi guitarra tocando cuatro horas a la mañana y tres a la tarde. Además, los findes me presento en peñas, parrillas, festivales. Cuando empezó esto se cortó todo y tuve que rebuscármela”, reconoce.

Este cantor de oficio, que puede pasar de la chacarera más bailable a la balada más romántica, primero probó con el reparto de comida para hacerle frente a la complicada situación, una salida a la que tuvieron que recurrir varios músicos de Córdoba, según se pudo relevar. Pero en el caso de Lescano la cosa no funcionó y optó por planificar y difundir más los shows por Facebook que realiza todas las noches desde el mismo 20 de marzo en que comenzó la cuarentena.

“Ahí toco los temas que me pide la gente y solicito una colaboración voluntaria de corazón a través de transferencia bancaria o Mercado pago. El que no puede está bueno que comparta los videos. Igual, con eso junto algo que me sirve para pucherear. Tengo cuatro hijos, pago un alquiler que ahora estoy debiendo. El IFE (Ingreso familiar de emergencia que entrega el Anses) lo cobró la madre de dos de mis hijos nada más. Estamos esperando algún otro tipo de respuesta”, reconoce. Mientras tanto, desde sus redes y su canal de YouTube, comparte su última creación, la cumbia Juira bicho, compuesta con un claro destinatario.

En una situación similar se encuentra Zetta Blu, conocido popularmente como el Negro Zeta, un virtuoso guitarrista que antes de la pandemia había comenzado a ocupar importantes espacios en el circuito de bares además de “parar la olla” con sus actuaciones en la calle. “Es un momento muy jodido para los laburantes de la cultura. Yo soy músico las 24 horas, así que el panorama es complicado y ya me empiezan a faltar cosas básicas”, cuenta con el singular acento de todos los brasileños que se instalan en nuestro país.

“Estoy armando conciertos acá en la habitación donde vivo y transmito por Facebook todos los viernes a las 20. Hago canciones de mi autoría y esos clásicos del rock argentino que tanto le gustan a la gente cuando toco en el centro. Y la modalidad es una gorra virtual, así que cuento con la ayuda de todos los que valoran mi música. Me prestaron una guitarra porque la mía está bastante castigada”, advierte Zetta, quien se muestra muy agradecido y por estos días contó con la ayuda en la difusión de personajes célebres como Willy Crook y el propio José Palazzo, con los que compartió varios escenarios cuando formó parte de la banda Los Mentidores.

Ayuda estatalSegún informa la Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Córdoba, existe un registro de 53 músicos que trabajan en los espacios públicos de la ciudad. “Una de las primeras acciones que llevamos a cabo en articulación con el Frente de Artistas de Córdoba fue la entrega de 370 módulos alimentarios, varios de los cuales fueron destinados a los músicos callejeros”, informa Juan Sequeira, Director de Cultura y Patrimonio.

Por otra parte, el organismo lanzó por estos días el Plan Compromiso Cultural que incluye un programa especialmente destinado al sector de los artistas callejeros. “Se llama Escenas al encuentro y funciona como una contratación anticipada de presentación de show. Quienes apliquen este beneficio reciben 8000 pesos y cuando se vuelva a la actividad realizan la contraprestación”, detalla Sequeira.

Un regreso posibleIgualmente, por las conocidas cuestiones burocráticas y la informalidad del sector, la solución más rápida parece ser que puedan volver a tocar y cantar en las calles lo antes posible tomando todos los recaudos sanitarios. En ese aspecto, Sequeira adelanta que están trabajando en el protocolo correspondiente que deberá ser aprobado por el Centro de Operaciones de Emergencias (COE). “Sabemos que tienen que ser los primeros en regresar a la actividad, dada la fragilidad de su situación. Esperemos que sea lo antes posible”, observa.

En esa misma línea se manifiesta Víctor Garay, integrante del mencionado Frente de Artistas y del Sindicato de Músicos, organizaciones clave a la hora de hacer valer los derechos del sector. “Estamos analizando posibilidades para ir abriendo la cuarentena. Lo de la música en los espacios públicos puede ser una salida bien concreta para implementarlo con otros músicos que lo necesitan también, articulando con la Municipalidad”, opina.

Salida en las redesToda estrategia es válida a la hora de continuar con la actividad artística y conseguir recursos para subsistir. Y las redes sociales han sido la mejor forma de canalizarlo. En Instagram, por ejemplo, se muestra y suma seguidores Flor Álvarez, la cantante no vidente que deslumbrara en algunos programas de televisión. “Estuve en Talento Fox en 2018 y llegué a semifinales, pero a la peatonal no la cambio por nada”, nos decía en el citado informe, en el que también destacaba a Elvira Ceballos como una gran referente.

También los chicos de Tempo Urbano, quienes después de deleitarnos por un largo tiempo frente a la disquería Edén con versiones instrumentales de grandes clásicos (de Bohemian Rhapsody a temas de la La Mona) viajaron el año pasado a Europa para hacer una gran experiencia callejera. “Menos mal que no nos tocó esto en aquel momento. Ahora muy dolidos de no poder ir a nuestra oficina urbana a musicalizar”, señala Jeremías, el pianista del actual dúo. El otro integrante y violinista, Fernando, invita a todos a pedir sus “CuarenTemas” desde las redes sociales del grupo donde siguen despuntando el vicio e implementando la gorra virtual.

Otra que llamó la atención en estos días a través de un posteo en Facebook fue Lili Santoni, integrante del dúo Fuerza y Pezón y también artesana en el Paseo de la Cañada. “Un espacio lleno de magia en donde ustedes y nosotres creamos un hogar colectivo de findes y feriados. Ahora necesitamos desesperadamente ayuda para comprar alimentos y medicaciones. Somos demasiados”, describe en la publicación con los datos de una cuenta para realizar donaciones.

Por último, algunos artistas han abrazado la fe como una manera de generar esperanza. Tal el caso de Franco, mucho más conocido como Ulises Malo, quien recrea las canciones del célebre cuartetero. “Como le pasa a mucha gente que trabaja en negro, tenemos que solicitar colaboración y esperar que pase todo esto. Lo único que puedo decir es que hay que tener paciencia, cordura y sobre todo fe en que todo va a cambiar. Les pido me sigan en mis redes y les doy mis bendiciones”, dice mientras canta Gabriela, un hitazo ulisero que cuenta una desgarradora historia escrita por Marcos Bainotti, uno de los autores más requeridos del cuarteto. “No puedes comprar el tiempo cuando es tarde”, dice la letra que puede servir como consigna para este convulsionado presente.

Natalia y Ernesto tocaban en Caseros y Trejo. Ahora, ensayan en un garage. Foto: José Hernández.
Fausto Lescano ahora toca para las redes, a la gorra virtual (José Hernández)
El Negro Zetta toca desde la casa, en las redes. (José Hernández)
Franco es Ulises Malo, cantante entusiasta que recrea al célebre cuartetero
Natalia y Ernesto tocaban en Caseros y Trejo. Ahora, ensayan en un garage. Foto: José Hernández.
Franco es Ulises Malo, cantante entusiasta que recrea al célebre cuartetero
En la calle y en, ahora, en su casa, "El Negro Zetta" sigue tocando. (José Hernández)
Fausto Lescano ahora toca para las redes, a la gorra virtual (José Hernández)
"El Negro Zetta", antes era un clásico de la peatonal (Archivo/ José Hernández)
El Negro Zetta toca desde la casa, en las redes. (José Hernández)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *