Diego Silbermanas, el cordobés que llegó con sus libros virtuales a lugares impensados del mundo

Hace tiempo ya que la web y las redes sociales abrieron infinitas posibilidades que hace unos años parecían imposibles. Sin embargo, hay casos como el de Diego Silbermanas que siguen llamando la atención: un percusionista con prestigio en la escena cordobesa que terminó encontrando un nicho aún no explotado dentro de su disciplina y tomó relevancia mundial a partir de una serie de libros virtuales.

Por estos días Silbermanas acaba de editar el cuatro volumen de Técnica, ritmos y rudimentos en las congas, tal el nombre del libro digital que se destribuye como archivo en PDF y que contiene numerosos links a ejercicios para ese instrumento tan identificado con la música cubana y caribeña en general, sobre todo con un ritmo tan popular en todo el mundo como la salsa. Eso sí, para el mercado argentino hay edición en libro y en DVD físico.

Por si queda alguna duda de la popularidad de la salsa más allá de Centroamérica, basta bucear un rato en YouTube para confirmar la cantidad de proyectos musicales de países tan disímiles que adaptan canciones de otros géneros a este estilo tan bailable y contagioso y así suman millones de reproducciones desde cualquier parte del planeta.

Aunque, claro, esto es sólo una parte del fenómeno y el proyecto de Silbermanas apunta principalmente a esa legión de percusionistas que desde los cinco continentes buscan perfeccionarse en la interpretación de las congas. En estos meses de aislamiento en gran parte del mundo, la necesidad se volvió todavía más concreta.

La gran novedad de este trabajo es la sistematización que logró el cordobés, quien transcribió casi 500 ejercicios distribuidos en los cuatro volúmenes y los ordenó con sus respectivos links para tener también la explicación audiovisual a través de la página de Facebook La Mano Secreta. En menos de cuatro años, generó una comunidad realmente impresionante y tiene casi 60 mil seguidores.

En la cuna de las congas"En Cuba, en Perú y en tantos otros lugares de fuerte presencia africana, muchos percusionistas no saben si tocan una corchea o si tocan divisiones binarias o ternarias. Simplemente tocan. Hay muchísimos ritmos, estilos y lenguajes que se pueden sistematizar, pero sin perder la esencia, claro", explica Silbermanas como uno de los fundamentos de por qué sus libros son cada vez más solicitados.

Por supuesto que, sin el poder de las redes, hubiera sido imposible. "El libro caló en una necesidad que tenían muchos, desde tener un orden a la hora de sentarse a estudiar hasta aprender el estilo moderno de desarrollar las congas. Además se empezó a difundir entre grandes músicos de la actualidad de Europa como Sola Akingbola, percusionista de Jamiroquai", grafica.

Según cuenta, el libro está en manos de congueros de lugares tan remotos como Bielorrusia, Turquía, Israel, Qatar, Nueva Zelanda, Tailandia, India y Angola, además de prácticamente todos los países de América y de Europa. "Lo más impresionante es que, si bien los libros llegaron a los cinco continentes, me lo piden en Puerto Rico y en Cuba, que son las cunas de las congas y tienen las escuelas más importantes del mundo en esta materia. De hecho, la cátedra de percusión del Instituto Superior de Arte de Cuba usa mis libros en sus clases", añade Silbermanas.

Hay otro dato que completa el cuadro: los libros son furor entre la comunidad de percusionistas de Irán. "Los estudian en el Instituto Nacional de Derbake. El año pasado me llegó una propuesta para dar seminarios en Teherán, pero por una cuestión de visados quedó pospuesta", cuenta, y aclara que a ese mercado asiático llegó a través de su cuenta de Instagram, en la que ya superó los 22 mil seguidores.

Cómo comenzóEl percusionista rememora que toda esta historia comenzó durante los meses que vivió en México, entre fines de 2015 y mediados de 2016, cuando decidió subir videos de ejercicios de congas y palpó la buena repercusión que podía tener.

"A la vuelta del viaje y durante algunos meses, Vivi Pozzebón venía a casa a compartir tambores y me agitó para que armara los apuntes de cada clase. Desde la idea hasta el hecho concreto pasaron unos meses, ya que el primer libro salió en noviembre de ese año. Estaba más o menos todo cocinado, sólo tenía que ordenar algunas ideas que ya estaban dando vuelta", narra Silbermanas.

La otra clave fue la fan page que armó, a la que tituló La Mano Secreta, tal como le llama a la sala de su casa en Bajo Palermo donde recibe a sus alumnos. Con el tiempo, se transformó en una verdadera escuela de percusión. "Es un concepto que desarrolló el cubano José Luis Quintana, más conocido como 'Changuito', uno de los grandes maestros de la percusión. Nos lleva a la idea de llevar rudimentos del tambor a las congas, para ponerlos al servicio de un solo, una improvisación o algún ritmo", explica en la intro del primer libro, casi como declaración de principios.

Su historiaMás allá de los libros, la historia de Silbermanas con la percusión se remonta a su adolescencia. "Con mi primer sueldo me compré un bongé y desde ahí no paré más de tocar hasta el día de hoy. Luego vinieron el cajón peruano y, finalmente, las congas hace unos 15 años. Al principio no me gustaban las congas porque no me salían bien los sonidos… ¡Me parecía dificilísimo!", recuerda con ternura.

Al igual que tantos percusionistas cordobeses, su gran maestro fue Ricardo "el Zurdo" Roqué. "Mis primeros proyectos también llegaron por compartir con algunos alumnos de él. Armamos Manos Libres, una especie de versión latina de los Palo y Mano. Gracias al 'Zurdo' también toqué con Coki Ramírez por dos años, cuando ella todavía no era famosa. Y luego pasé por todas las bandas de salsa de Córdoba, entre ellas Calle Vapor y Los Vapores", detalla.

A pesar de su amplia trayectoria como instrumentista, hoy su gran desvelo es seguir ampliando las fronteras con los libros. "El proyecto sigue creciendo y hoy tengo más alumnos del exterior que de Córdoba", apunta. Y, aunque los libros tienen precio diferenciado según la procedencia del cliente (en dólares para el exterior y 800 pesos para nuestro país), aclara que vivir de esto "es un sueño un poquito lejano por ahora".

Para cerrar, el músico destaca a su equipo de trabajo, integrado por Ariel “Barba” Torres en la transcripción de las partituras, por Manuel Funes como director de los videos y por su compañera Noelia Mieggi, quien diseña todo y se encarga de la parte visual. "Ella es bailarina de danzas africanas y mis hijos escuchan la clave desde la panza. El de 7 años toca cosas que yo aprendí pasados los 20", cuenta con ilusión.

Diego Silbermanas con sus cuatro libros editados, que llegaron a los cinco continentes. Foto: gentileza del artista.
Diego Silbermanas y sus congas, el instrumento que lo llevó a romper todas las fronteras. (Gentileza del artista)
Diego Silbermanas con sus cuatro libros editados, que llegaron a los cinco continentes. (Gentileza del artista)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *