Cumple 75 años Debbie Harry, la líder de Blondie que le puso glamour al punk neoyorkino

Debbie Harry, la cantante del grupo Blondie, que le puso glamour a la movida punk estadounidense de los años '70 a partir de la autoexplotación de su imagen de "rubia sexy", cumple hoy 75 años.

Precisamente, la mezcla de un bello rostro angelical y un exuberante físico, sumado a una cautivante voz y una impactante presencia en escena, convirtió a la artista en el foco de todas las miradas en una escena en la que convivían bandas como The Ramones, Talking Heads, Television, Patti Smith e Iggy Pop, entre otros.

Con clásicos inolvidables como Heart of Glass, Maria, Call Me, Dreaming, Rapture, The Tide Is High y One Way or Another, la vocalista se ubicó entre las grandes referentes del género.

Pero a diferencia de sus pares, que se esforzaron en mostrar una estética revulsiva para los cánones tradicionales, Debbie Harry le sacó provecho a su imagen y mostró que podía moverse muy bien, e incluso sobresalir, a partir de una perfecta mixtura de rudeza y sensualidad.

En tal sentido, la artista no tuvo reparos en reconocer que sus principales modelos habían sido Marilyn Monroe y Jane Fonda, dos 'sex symbol', en vez de cantantes.

Nacida en Miami bajo el nombre de Angela Trimble, fue rebautizada con su conocido nombre a los tres meses, cuando fue adoptada por un matrimonio oriundo de Nueva Jersey.

Harry estudió arte y trabajó desde joven como camarera en bares como el Max´s Kansas City, que más tarde se convertiría en uno de los principales lugares para escuchar música punk, y Playboy, en donde atendía disfrazada como conejita.

Cuando todo parecía encaminarse para que se desempeñara como modelo, conoció al guitarrista Chris Stein, con quien formaría una banda de folk que sería el germen de Blondie.

Cuenta la leyenda que en aquellas madrugadas de deambular por bares, un camionero quiso hacerle una propuesta sexual al grito de "Ey, rubia" ("Blondie", en inglés) lo que la inspiraría no sólo para nombrar al grupo, sino también para comenzar a sacar provecho de su imagen.

La fama de Blondie se cimentó a partir de sus habituales actuaciones en el mencionado Max's Kansas City y en el mítico CBGB, epicentro de la nueva movida musical del Nueva York de mediados de los `70.

Pero la celebridad de la cantante logró trascender la escena punk gracias a su impactante imagen, por lo que también era común verla copar la pista de Studio 54, el legendario club nocturno ligado a la música disco y al glamour de la época.

Hacia principios de los ´80, Blondie anunció su separación y, desde ese momento hasta la actualidad, experimentó varios regresos, algunos exitosos y otros olvidables.

En tanto, Debbie Harry siguió su camino entre una carrera solista que no dejó grandes hitos y una incursión en el cine, con participación en decenas de películas entre las que destacan Hairspray, de John Waters; Videodrome, de David Cronenberg; y Mi vida sin mí, de Isabel Coixet.

Entre sus colaboraciones musicales, los fans argentinos guardan un especial recuerdo de su participación en la versión del clásico de Los Beatles Strawberry Fields Forever, registrada a mediados de los `90 por Los Fabulosos Cadillacs.

En 2017, Blondie recuperó su vigor gracias al notable disco Pollinator, que en 2018 lo trajo a la Argentina, en donde participó del Festival Rock and Pop, en el estadio al aire libre del club Obras Sanitarias.

En esa ocasión, Debbie Harry demostró que mantiene su 'sex appeal' y la voz que le permitieron ocupar un lugar fundamental en la historia de la música punk.

blondie_1593627199.jpg

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *