Gabriel Pedernera y el feminismo en Eruca Sativa: El lugar del varón es cerrar la boca y aprender

El baterista Gabriel Pedernera vive horas de gloria personal. Además de su récord de nominaciones para los premios Gardel 2020, el músico y productor acaba de ser padre por primera vez y atraviesa uno de los momentos más especiales junto a su banda, Eruca Sativa.

El trío completado por Brenda Martin y Lula Bertoldi acaba de lanzar el que según Pedernera es uno de los discos más especiales de su carrera. Porque más allá de ser la sexta placa del proyecto nacido en Córdoba, Seremos primavera es también una apuesta en términos estéticos.

“Una declaración artística”, según resumió el baterista en entrevista con VOS, que le valió el reconocimiento de ser listado como uno de los candidatos al Gardel de Oro, o sea: al premio como mejor álbum de la temporada.

–Con Eruca Sativa ya formaban parte del mainstream rockero. ¿Esto es una legitimación?

–Yo pienso que los premios tienen un poco que ver con eso. Me gusta poner de ejemplo a la tía, a la persona que por ahí no conoce muy bien de qué se trata todo esto y que no le da quizá el valor que a uno le gustaría que le den a su trabajo. Lamentablemente todavía vivimos en una sociedad que todavía no entiende o no acepta mucho que ser músico o productor es un trabajo muy serio. Están estos estereotipos de que los músicos se levantan a las 2 de la tarde, o que son vagos, y en verdad está bueno dejar de lado un poco eso. Los premios sirven para derribar ese tipo de mitos. En mi caso particular, ganar un premio u obtener cierta nominación hace que muchas personas te reconozcan. A mí me pasó la primera vez que nos nominaron a los Latin Grammy con Eruca, que estaba hablando con una persona y me dijo algo que me quedó grabado: “Ah, pero entonces deben ser buenos”. Fijate la inocencia con la que me lo dijo, pero mirá qué ofensivo es lo que me está diciendo. Yo, Gabriel, no necesito un premio para saber que esto es lo que yo quiero hacer el resto de mi vida, pero está buena esa visibilidad para dejar de lado esos estereotipos viejos.

–Tienen un Luna Park programado para presentar “Seremos primavera”. ¿Alguna novedad respecto a la fecha?

–Vamos día a día. Es muy difícil ver un horizonte claro con toda la situación que se está viviendo, entonces tratamos de tener paciencia y de seguir juntando ganas de volver a reencontrarnos. Todo esto ha sido muy desafiante para toda la humanidad, entonces sería ideal que en el momento en que volvamos, volvamos mejores en todo sentido. Obviamente nos morimos de ganas de tocar y de hacer movidas, porque la verdad es que nos gusta estar cerca de la gente, sobre todo en un momento como este en el que sabemos que a muchas personas la música les haría muy bien.

–Tu caso es muy particular. Sos el sostén rítmico y escénico de tus compañeras y las acompañás en las luchas que han visibilizado en los últimos años. ¿Cómo lo vivís?

–Lo que me pasa a mí es lo que uno esperaría que le pase a todos, que es seguir aprendiendo todos los días. Día a día seguimos aprendiendo a renovarnos, a pensar muchas veces, y a analizar y hacer “filosofía a martillazos”, como dice Darío Sztajnszrajber. Desarmar lo que ya es un estándar y ver por qué decimos las cosas que decimos, por qué nos referimos así a tal o cual persona. Mis compañeras son grandes referentes en sus luchas y mi lugar es acompañarlas y aprender. Y yo creo que el lugar del varón es un poco ese: cerrar la boca y tratar de aprender. No es momento para que hablemos.

Pedernera entre sus compañeras, Martin y Bertoldi, secuaces desde hace 13 años en Eruca Sativa (Facebook).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *