40 años de “Back in Black”, de AC/DC: el disco que aterraba a los padres y que fascinaba a los hijos

Este sábado, al cumplirse el 40° aniversario de Back in Black, el séptimo disco de AC/DC, se actualizan dos máximas de la historia del entretenimiento musical tal como lo conocemos.

Una es que el espectáculo debe continuar y (en lo posible) sin perder demasiado tiempo. Y en este caso, cobra sentido porque la banda australiana se sobrepuso a la muerte de su carismático y formidable cantante, Bon Scott, a la velocidad de la luz.

Scott murió el 19 de febrero de 1980 por una ingesta de alcohol, y AC/DC publicó Back in Black con Brian Johnson, su reemplazante, el 25 de julio del mismo año. Sólo cinco meses después.

Angus Young (guitarra líder y alma máter), Malcolm Young (guitarra rítmica y alma inmensa de bajo perfil), Cliff Williams (bajo simple y nivel pared) y Phil Rudd (batería precisa y, por eso mismo, descomunal) sólo tardaron ese tiempo en hacer el duelo, preparar una audición en Londres, componer con enturbiado lastre emocional y grabar.

Por supuesto que también hay que contemplar los tiempos que demanda mezclar, masterizar, manufacturar y promocionar. No hace falta estar tan embebido en los procesos creativos de la industria musical para concluir que esto es im-pre-sio-nan-te.

La otra máxima refiere al mismo acto creador: cuando todo está en su lugar, cuando la interpretación es suprema y la forma de documentarla a la altura de esa performance, la obra en cuestión se convertirá en “maestra” y tendrá éxito.

Back in Black cumple todo esto al pie de letra, gracias al talento innegable del personal y a la capacidad de Robert John “Mutt” Lange, un ingeniero de grabación pillo que venía de mover perillas en Highway to Hell, el disco anterior de AC/DC (1979).

El elemento Johnson fue clave. No sólo su voz rompía sin problemas y tenía la deriva “de pub” de su predecesor, sino que su estampa llenaba el espacio con aplomo y seguridad. Antes de llegar a él, Angus había pensado en Steve Marriott (Small Faces), Angry Anderson (Rose Tattoo), Gary Pickford Hopkins (Journey to the Centre of the Earth) y en Stevie Wright (Easybeats).

¿Por qué se inclinó finalmente por él? Hay una leyenda que dice que un fan lo sugirió por carta, en la que además alertaba que el cantante de (la banda escocesa) Geordie le gustaba mucho a Bon Scott.

Las circunstancias socioculturales también ayudaron a que Back in Black fuera lo que es, una Biblia Negra. El movimiento lúdico de la letra del tema de apertura Hells Bells, que concluye un verso con “Satán te atrapará”, luego de desgañitar “sólo eres joven, pero vas a morir”, abonó la acusación de demoníaca que pesaba sobre la banda.

Más cuando el himno precedente (Highway to Hell, el tema) tenía a Bon Scott profetizando su destino desgraciado. “Hey, Satán, pagué mis deudas/ tocando en una banda de rock/ Hey, mamá, mírame/ voy de camino a la tierra prometida”.

La repetición del sustantivo Hell (Infierno), el campanario tétrico, la especulación de que el nombre de la banda refería al “Anticristo” y “Muerte a Cristo” (en realidad, AC/DC es la abreviación en inglés de corriente alterna/corriente continua), una tapa con aura fúnebre y la gorrita de Angus con los cuernitos completaron el combo para aterrar a padres conservadores.

Y para fascinar a sus hijos, que encontraron en el disco no sólo el sabor irresistible de lo prohibido, sino también una decena de rocks para subir el volumen a 100 y poner la habitación patas para arriba. El que no haya hecho guitar air con Back in Black que tire la primera piedra…

Así fue que este disco se entronizó como el segundo más vendido en la historia de la música, sólo por debajo de Thriller, que Michael Jackson publicó dos años después.

Las certificaciones hablan de 50 millones de unidades vendidas.

Vida adulta

Back in Black no sólo anunció un sonido más pesado y más oscuro para la próxima década de AC/DC, sino que aún hoy es un indicador del momento en que Angus y Malcolm fueron mayores de edad como músicos. Incluso como hombres”, escribió el periodista australiano Jesse Fink en la biografía Los Young, publicada en el país por Planeta.

“Malcolm tenía 27 años y Angus ya había cumplido 25 –precisa–. Habían cambiado de mánager; tuvieron que aceptar que debían relegar a George, su hermano mayor, como mentor artístico y espiritual; y perdieron a su amigo, guía, muso y letrista”.

“Había un tipo nuevo con una gran mata de rulos al frente y otro, aún más extraño, detrás de la consola. Alguien más exigente y meticuloso, pero indudablemente más brillante que cualquier otro que hayan conocido en el negocio musical”, añade Fink sobre la obra maestra que demandó cuatro semanas de grabación en Compass Point, al oeste de Nassau, y 12 días de mezcla en Electry Lady, de Nueva York. Ambos estudios míticos.

“Después de eso, entregaron un gran álbum y la mejor canción de sus vidas, la que lo titula. Continúa siendo la que más ha penetrado en la cultura popular. Fue interpretada por Santana, Shakira, Foo Fighters y Living Colour, y fue sampleada para música de Nelly, Limp Bizkit, Eminem, Public Enemy, Beastie Boys y Boogie Down Production”, completa el escritor antes de preguntarse: “¿Por qué?”

Si lo expuesto hasta aquí no satisface como respuesta, va la opinión del músico y productor Juanchi Baleirón, quien suele cerrar los shows de Pericos, su banda de siempre, con Back in Black. “Es una excelencia en cuanto disco de rock, excelencia lograda en composición, interpretación, sonido, audio y repertorio. Eso, sin mencionar que Brian entró a la banda dos meses antes de que el disco saliera”, dice.

“Además, llevaron a Johnson de Geordie y agrandaron su frente escocés en Australia –amplía–. Yo venía siendo fan de AC/DC desde Let There be Rock (1977), If You Want Blood (You've got it) (1978) y Highway to Hell (1979). Pero arrancaron los '80 con esta piña y voló todo a la mierda”.

“No puedo ser objetivo con Back in Black. Por la excelencia y por lo que me tocó vivir cuando lo escuché. Tenía 14 o 15 cuando llegó y no quedó nada alrededor. Y hoy lo ponés, y no queda nada. Lo pongo en mi top five de discos de rock de una. Me da fiaca elegir otros cuatro”, completa Baleirón.

Si aún no convence este testimonio, vamos por el de “Cuerda” Tarnavasio, exguitarrista de Praxis y actual miembro de Pésame. “Es un discazo”, es lo primero que dice el violero cordobés.

“Hay que poner todo en perspectiva. Debe haber sido difícil remontar todo para Angus y para Malcolm. Imaginate lo que debe ser remontar una banda cuando se te muere un líder como Bon Scott… Deben haber hecho un casting bastante riguroso… Pero se les apareció Johnson, un tipo que sabía del oficio, que no era ningún improvisado y que tenía la voz adecuada para el estilo. Y lograron que se adaptara perfectamente. Se pusieron a componer con él hasta lograr 10 canciones tremendas”, amplía “Cuerda”.

E inmediatamente observa que los primeros temas de los respectivos lados del long play son de medio tiempo: “Hells Bells y Back in Black balancean el subidón de Shoot to Thrill, Givin' the Dog a Bone y What Do You Do for Money Honey… Todo está logrado con una mezcla magistral de Lange, quien si bien mantiene el brillo y el ataque de las violas, pone la voz de Brian al frente, le da entidad sustancial”.

¿Cuál es el mejor tema, en su opinión? “No sé si es el mejor, pero sí el que más me gusta tocar. Es Rock and Roll Ain't Noise Pollution, el que cierra el álbum. Me puede ese toque rock & blues, ese Mi 7 muy a lo Lynyrd Skynyrd”, contesta.

“Me alegra que a AC/DC le haya ido bien con Back in Black, que los Young hayan llenado estadios y demostrado que el rock & roll es imparable. Más cuando tiene una resolución magistral, como en este caso. Disfruten de ese disco. Es una orden”, cierra Tarnavasio.

Documental/
En YouTube

AC/DC celebra el 40° aniversario de Back in Black con el lanzamiento en YouTube de una serie de videos en los que sus miembros comentan el contenido del álbum. Ya están disponibles los dos primeros capítulos de The story of Black in Black. En uno se centra en la canción You Shook Me All Night Long; y el dos, en la apertura Hells Bells.

La formación de AC/DC que grabó "Black in Black". De izquierda a derecha: Phil Rudd, Cliff Williams, Angus Young, Malcolm Young y Brian Johnson.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *