De bar cultural a sala de conciertos “online”: la reconversión de un emprendimiento familiar en Sierras Chicas

¿Quién hubiera dicho hace unos meses que un restó cultural bien metido en las Sierras Chicas, y en el que la gran atracción eran los conciertos íntimos en los que el público disfrutaba de esa cercanía con los artistas, podía abrirse a todo el mundo?

La pandemia llegó para cambiar todo y esta fue una de esas cosas. Río Arriba, el conocido emprendimiento familiar, gastronómico y musical de Agua de Oro, se reinventó en estos meses y desde este jueves comenzará un ciclo de recitales por streaming pago por la plataforma TicketHoy, que permite acceder desde distintos puntos del planeta e incluso pagar en la moneda local de cada uno de esos países.

No sólo será pionero de la actividad en una zona con gran crecimiento demográfico en los últimos años, sino que también es uno de los primeros que se aboca a esta modalidad en la provincia.

“El 28 de febrero cerramos el telón del verano con un show de Claudia Puyó. Y sin saberlo, terminó siendo el último show en mucho tiempo. Pensando en cómo comenzar de nuevo, planteamos esta modalidad de que los conciertos continúen desde el escenario con músicos de cercanía y transmitirlos para todo el mundo vía streaming en vivo”, introduce Daniel Guardia, quien lleva adelante el emprendimiento junto con su compañera Patricia desde hace 14 años.

Por el escenario de Río Arriba han pasado músicos de la talla de Litto Nebbia, el dúo Pedro y Pablo, la española Amparo Sánchez, el chileno Nano Stern, la cubana Yusa y los uruguayos Hugo Fattoruso, Fernando Cabrera, Leo Masliah y Ana Prada, por nombrar algunos.

Además de la intimidad con el artista, el espacio suele proponer un ambiente descontracturado que mucha veces tiene la magia de lo imprevisible: por ejemplo, durante un concierto de Palo Pandolfo, el verano pasado, entre el público se encontraba Emilio del Guercio, quien tiene una casa en esa zona. Arengado por Pandolfo, el ex-Almendra y ex-Aquelarre subió al escenario para compartir una canción del legendario último grupo.

Familia y vecinos ilustresAhora, con ese espíritu siempre presente, Guardia cuenta que durante estos meses se equiparon para hacer las transmisiones de una manera bien profesional, con la incorporación de sus hijos Simón y Fernanda. “Son expertos en la materia. Se transmitirá con tres cámaras y con buena edición de video. Además, se puso la camiseta Mario Breuer, que es nuestro amigo y vecino. Es un enorme orgullo que se sume en la masterización del sonido”, explica.

Para los desprevenidos, Breuer es un histórico ingeniero de sonido y productor de la música argentina, quien fue clave en discos emblemáticos de los Redondos, de Charly García y de Andrés Calamaro, entre muchos otros.

El ciclo comenzará este jueves, a las 21, con la presencia de Mery Murúa y de Horacio Burgos, uno de los dúos más respetados y conmovedores dentro de la música argentina de los últimos tiempos. La gran química que lograron puede apreciarse en todo su esplendor en el disco
Roble,
publicado hace tres años. Luego continuará el jueves 13, con Enrico Barbizi; el 20, con Adrián Berra (cantautor porteño que también eligió Agua de Oro para residir), y el 27, con Vivi Pozzebón y Juan Arabel.

“Son cuatro propuestas con artistas que son clásicos de nuestras programaciones”, resume. Las entradas para Argentina costarán $ 300 (más $ 30 de cargo por servicio) y pueden adquirirse desde la misma plataforma.

Pensando en lo que vieneSin embargo, la iniciativa no se agota allí, ya que, según adelanta Guardia, la idea es que cuando se permita el regreso del público a las salas, convivirán ambos formatos. “Es una apuesta hacia el futuro, ya que lo que vislumbramos es que cuando se habiliten las salas, la asistencia de espectadores va estar limitada por el distanciamiento. Entonces, esa comunión que se genera entre el artista y el público en Río Arriba se podrá seguir también por streaming”, detalla.

Aunque reconoce que es “no es lo mismo” vivir un concierto cara a cara que verlo por streaming, admite que es una modalidad que llegó para quedarse. “Es más, ya estaba pidiendo permiso y se debería haber empezado antes. Creo que no sucedió por esta adrenalina con la que vivíamos. Ahora caminamos más despacio y mirando qué viene. Se pudo profesionalizar recién ahora”, opina.

Para cerrar, enumera las razones por las que cree que se pudo dar esta reconversión. “El motor es la llama de la creatividad que no se apagó nunca durante estos 14 años, el trabajo de los músicos que tiene que reactivarse y la necesidad del público de seguir consumiendo música”.

10258289_881164355232494_6816520219983092240_o_1596546448.jpg
116103499_3900044406677792_484561834038923280_o_1596546640.jpg
Mery Murúa y Horacio Burgos abrirán el ciclo este jueves. (Prensa Río Arriba)
10258289_881164355232494_6816520219983092240_o_1596546448.jpg

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *