Entrevista a Trueno: Si no somos nosotros el nuevo rock & roll, ¿quiénes?

“Soy Trueno niño y cuando sea grande la voy a re acotar”. Eso se oye al comienzo y al final de Atrevido, el disco del porteño Trueno, que a sus 18 años encarna la nueva sensación de la música joven nacional.

La frase se oye con la fidelidad de un audio de WhatsApp y el fraseo de un rapero purrete que no reconoce límites y sueña en grande. Por la seguridad y la ambición que encierra ese chispazo discursivo, se lo puede asociar al “mi sueño es jugar un Mundial” que Diego Maradona inmortalizó en un profético video setentista en blanco y negro.

“Sí, papá… Nunca lo había pensado así, pero la verdad es que es un flash. Tenés razón”, asiente el artista enrolado como Mateo Palacios, convertido en solista después de sellar su sobrenombre en el bronce de las copas de las más fulgurantes competencias de freestyle.

“No siento que haya ganado un mundial todavía –añade–. Pero cumplí sueños, sí. Por eso puse el audio al principio y al final, como para reforzar lo que logró el guachín soñador. El disco significa eso, amigo. Significa la etapa que va del Trueno niño al Trueno de hoy con todo lo que logró. Abarca todo ese proceso de mi vida… Mi niñez, mi adolescencia… A partir de ahora será otra movie”.

OK, falta para la cúspide, pero los números de Atrevido invitan a pensar en términos de conquista. Revisemos.

Mamichula, el tema que tiene participaciones de la rosarina Nicki Nicole y de Bizarrap, ingresó en el Top 50 global de Spotify, encabeza el Top 50 de Argentina, España y Uruguay, y superó 20 millones de vistas en YouTube.

Atrevido alcanzó 50 millones de reproducciones en Spotify y 9 de sus 10 tracks se colaron en el Top 50 de Spotify Argentina.

Y por último, Sangría, el rap furibundo que Trueno comparte con Wos, se coló en el Top 50 de 15 países.

Trueno sostiene la estadística pesada con un tipo de expresión que, si bien cumple con cierta vibración de época, también filtra hip hop elegante y de vieja (y alta) escuela.

No obstante, su primer espasmo cultural lo consiguió cuando algunos rockeros se ofendieron al escuchar que Trueno se jacta de ser el nuevo rock & roll.

“Te guste o no te guste somos el nuevo rock & roll”, es lo que canta en Sangría, más precisamente. Y lo que en esta entrevista ratifica sin que le tirite la pera.

¡Qué lío armaste con eso! ¿Lo ratificás?

–Se pudrió todo, amigo. Se pudrió todo, se fue todo al carajo. Hay que imponerse, papá. Si no somos nosotros el nuevo rock & roll, ¿quiénes? Corta la bocha, papá. Lo teníamos que decir, y lo dijimos.

–A propósito de “somos pobres con futuro como Tévez”… ¿Hay paralelismos entre la vida de un freestyler y la de un jugador de fútbol? ¿Qué te comprarías primero: un departamento o un auto? Te lo pregunto porque un DT cordobés, Timoteo Griguol, le aconsejaba sus juveniles que primero se aseguraran la casa.

–No sabía lo de Griguol, pero su consejo me parece muy bueno. Porque más allá de lo ostentoso, mi sueño siempre fue tener una casa propia. Tener mi casa, mi espacio y armar mi vaina ahí. Después, todos los chiches, todos los lujos, a mí no me importan. En (el tema) Cucumelo digo “yo quiero comida/ lo demás me chupa un huevo”. Las cadenas de oro y todo, me importan cero. Esta cadena que tengo (la muestra a la cámara en la entrevista por Zoom) es la de Red Bull. La gané en las batallas de Red Bull y me quedé encadenado… Pero comprarme una, cero. Y de la comparación entre un futbolista con uno de nosotros no la veo.

–¿Por qué?

–El fútbol es un deporte y al freestyle no lo veo a nivel olimpíada. No sé cómo explicarlo bien porque es muy parecido y muy diferente al mismo tiempo. Lo parecido es lo que decías vos de Diego Maradona, los guachines quieren ser futbolistas y entrenan para ser futbolistas de primera. Y los guachines que quieren ser freestylers, van a las plazas y ponen todo. La ambición de unos y otros es llegar, le apuntan a lo más grande gracias a sus ídolos y pueden llegar. Igual, son ambientes diferentes. Antes no había negocio en el freestyler, recién ahora lo hay. Pero en el fútbol hay negocio desde hace rato.

–¿Lo conociste a Carlitos Tévez?

–No, me encantaría…

Pertenencia

Trueno no sólo debería ser ministro de Turismo de una hipotética República de La Boca sino también vocero de Boca Juniors. Sus temas refieren al barrio de manera certera (sin pasarse de rosca en términos de mística ni de pintoresquismo) y al club de un modo pasional que, sin embargo, está a años luz del “termo futbolero”.

Es probable que sus giros identitarios sean sustanciosos porque ha curtido esos adoquines y esos conventillos guiado por su padre, el MC Pedro “Peligro” Palacios, líder del colectivo artístico Sur Capital Clika de la Comuna 4.

Junto a Inti Rap, su compañero de rimas, “Peligro” organiza talleres de hip hop que sirven como contención para chicos en situación de calle.

–“En La Boca soy Eminem en Detroit". ¿Te surge naturalmente esa cuestión identitaria?

–Y sí… Toda la vida viví en La Boca. En diferentes partes porque con mi vieja nos fuimos mudando. Sólo hubo una pequeña etapa en la que mi padre se fue para Parque Patricios, pero después volvió al barrio y ahora estamos todos cerca. Soy de La Boca y a eso lo llevo en la sangre. No me voy de ahí ni en pedo.

–¿Placeaste en La Boca?

–Yo nunca competí en el barrio, pero hasta antes de la pandemia se estaban haciendo competencias en sus plazas. Tené en cuenta que yo era muy chiquito cuando empecé a hacer freestyle. Tenía tres años y rapeaba con mi padre… Siempre digo que mi primera competencia fue la Red Bull. Fue un flash… Fue la Red Bull regional de 2014, sin público y yo con sólo 12 años. Fue mi primera competencia. Antes de eso, no había ido a plazas, nada. Había rapeado con mi padre en su show para Comuna 4. Pero en competencias, nunca.

–¿Y cómo hacías para evolucionar sin contrincante?

–Batallaba contra mi padre. Tirábamos una base por internet y competíamos todos los días.

–¿Qué onda con Nicki Nicole? ¿Son novios o los rumores en redes, que ustedes agitan, sólo responden a cuestiones de promoción?

–Somos afinados personalmente. No fue nada de marketing.

Un DVD, el disparador

–Una pregunta acerca de la diversidad que tiene “Atrevido”. ¿Qué discos usaste como referencia para su producción?

–Me dejé llevar por lo que estaba pasando, que era un montón. Tiene temas que escribí en 2018 y otros que escribí hace poco. La mezcla de cosas que me pasaron está plasmada ahí, pero sin ninguna referencia. Simplemente hice lo que quería en cuanto género y letra. No tuve una referencia en el sentido de “vamos a apuntar a esto”.

–Bueno, pero debe haber un disco que te marcó este camino.

–Discos empecé a escuchar hace poco… Hace poco entendí lo que es escuchar un disco. Lo que en su momento me regaló mi padre no fue un disco sino un DVD con los clips de 50 canciones de hip hop que sonaban en MTV. Allí estaban 50 Cent, Nelly, Eminem… Un montón de raperos. Todos los días miraba los 50 clips y llegué a saberme todas las canciones de memoria. Y es por eso es que tengo un estilo de rap más de los '90 que de mi era. Me crié con ese tipo de rap, que capaz es más mainstream, más elaborado. Con eso me nutrí.

–El domingo vas a estar el en Cosquín Rock Online. ¿Qué onda actuar en vivo para una cámara?

–Me encanta sentir el público, la euforia de la gente, que se pudra todo. Si no está el público, es diferente, sin dudas. Pero con mi equipo veníamos haciendo “Experiencia Atrevido”, que fue una gira por streaming y todo estuvo al palo. Eso me deja tranquilo. Cuando tenés la info de que la gente está conectada, le ponés sangre igual. El domingo va a sonar lindo. Estamos ensayando para romperla toda el 9.

–¿Con qué te vas a acompañar?

–Estamos armando una banda orgánica pero en esta oportunidad voy a tocar con mi dee jay TATOOL.

–“Atrevido” deja en claro que la pandemia no te inmovilizó.

–Venía de una cuestión laboral muy fuerte (gira, show, entrevista y toda la pelota) y, de repente, me tuve que quedar en casa. Entonces, mediante pantallas nos miramos con mi equipo y nos preguntamos “¿qué vamos a hacer? ¿Paramos o seguimos?”. “Seguimos”, dijimos todos. Hicimos el disco igual (con el quilombo de los featurings resuelto a la distancia), nos mandamos con “Experiencia Atrevido”… Si el mundo nos para, mostramos debilidad. Y nosotros no somos débiles ni en pedo.

Para verTrueno actuará en el Cosquín Rock Online el domingo 9 de agosto. Está programado en el escenario Teatro Vorterix, a las 21.30.

Trueno en el medio de La Boca, su barrio de siempre. (Gentileza Sony Music/ Olivia Repetto)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *