Ariel Griffo recuerda el comienzo de Gladys “la Bomba Tucumana” y su hijo Tyago

En la presentación de Palabración de la Tierra, en el Festival de Folklore de Cosquín en 2016, José Luis Aguirre mencionó a Chun-Chula's mientras sus compañeras, Paola Bernal y Mery Murúa, decían otros nombres de grupos nacionales y pedían al público que hiciera coros para un final con ritmo cuartetero.

El cantautor de Villa Dolores recordó a Chun-Chula's, tal vez, porque pudo ir a alguno de sus bailes. O quizás los vio por Telemanías, el programa que en la década de 1980 le dio un gran espacio a la escena musical local.

"Chun-Chula's se le ocurrió al 'Loco Rafa', le salió espontáneamente ante los otros nombres elegidos relacionados con la ciencia ficción", recuerda Ariel Griffo al evocar los inicios del grupo y a Rafael Juncos, un destacado compositor del cuarteto a quien conoció por frecuentar el bar "con pool" que estaba al frente de Bon que Bon, sobre avenida Olmos. "Él me metió de caradura y sinvergüenza. Decía que tenía pinta y que podía andar bien como cantante", cuenta.

Griffo estuvo casado con Gladys "la Bomba Tucumana" y ambos son los padres de Tyago Griffo, joven cantante de cuarteto que, junto a su madre, participa en Cantando por un sueño.

El joven Griffo, de barrio Villa Cabrera y seguidor de Chébere ("Su mejor época, con el negro Pelusa", dice), se animó a grabar un demo con Juncos, quien lo mostró a varios referentes locales, entre ellos a Carlitos "Pueblo" Rolán. Pero fue Kelo Sánchez, uno de los grandes compositores cordobeses, el que se sorprendió al escuchar esa cinta y decidió formar el grupo.

"Todo se disparó muy rápido. Grabamos en el estudio Pira el primer disco que apareció en 1986 y luego se sumaron Héctor Nieve y Chocolate que venían de Trulalá. Arrancamos por la zona de Río Cuarto y después nos fue bien en Córdoba: Club Rieles y los trasnoches en Villa Allende o Carlos Paz. A partir de ahí se abrieron las puertas a nivel país: Buenos Aires, San Juan, Mendoza y todo el norte", cuenta Griffo.

–¿Por qué tuvieron tanto éxito en Tucumán?

–A los tucumanos siempre les gustó el cuarteto, pero lo nuestro fue un fenómeno que nunca se vio. En una gira durante carnaval hicimos 16 presentaciones seguidas: arrancamos un domingo a la siesta y terminamos a las 7 de la mañana del lunes. Actualmente, las radios de allá siguen pasando nuestras canciones.

–A Gladys "la Bomba Tucumana" ¿la conocés en esa época?

–Sí, pero el encuentro fue en la provincia de Santiago del Estero, en Villa Nueva Esperanza, que está campo adentro. Fue en una gran kermés que se hace para celebrar el Día de la Madre. Luego, en 1990, nos casamos y dejé el grupo para empezar como solista.

Con Chun-Chula's Ariel grabó una decena de discos y luego como Ariel "El Príncipe" sumó cuatro producciones más a su discografía. Además de empezar solo, junto a Nieve, produjo y compartió gira con Gladys, quien fue una de las primeras mujeres del país en hacer cumbia.

"Con La pollera amarilla tuvo mucho éxito y desde entonces no paró de tocar. Solo unos meses cuando fue mamá de Santi. En Buenos Aires nos representaba José Gozalo y en el resto de las provincias nos manejábamos solos. Recorrimos muchos kilómetros, estuvimos en lugares inhóspitos adonde nunca te imaginas ir. Hasta estuvo en México, invitada a cantar al programa de Verónica Castro", recuerda.

Después de vivir un tiempo en Tucumán y cinco años después de haber sido padre, Griffo se separó, volvió a Córdoba y redujo el ritmo de las giras hasta llegar a actuar esporádicamente en Tucumán y San Juan. A partir de ahí se dedicó a la compra y venta de autos y a un complejo de cabañas que tiene en Parque Síquiman.

–¿Cómo ves a Tyago dentro de la música?

–Cuando era chico le regalé una guitarra y lo envié a estudiar. Tomó algunas clases y después aprendió solo. Con sus primos, Lucas y Maxi, que son hermanos mellizos, armaron Piraña, un grupo de rock que grabó un demo en un estudio de Villa Cabrera. Luego con el hijo de Antonio Ríos hizo un disco de cumbia que está muy bueno. Durante tres meses, todos los sábados nos íbamos a Buenos Aires en auto: salíamos a las 6 de la mañana, tocaba en el programa de tele Pasión de sábado, nos volvíamos y llegábamos a la medianoche.

–¿Y cuándo empieza con el cuarteto?

–Le estaba yendo bien con la cumbia hasta que se peleó con Gozalo, su representante. Tuvo que suspender una gira en la época de las cenizas volcánicas. No había vuelos y perdió el colectivo que iba de Tucumán a Chaco. Entonces se vino a vivir conmigo, yo estaba como socio de Palm Beach haciendo bailes y se lo presenté a Marcos Farías. Ahí empezó como cantante y compositor de Kimbara, después se sumó a Trulalá y desde hace dos años se largó solo. Su disco fue nominado para los premios Gardel.

–Y ahora en la televisión a dúo con su madre.

–Sí, está buenísimo, ya que no puede actuar en vivo y ahí se está mostrando en programa que se ve mucho

–¿Te invitaron para cantar con ellos?

–No me gusta ir a la tele. Además, no me estoy dedicando a la música, salvo en Tucumán donde sigo haciendo presentaciones, cada tanto, junto a músicos de allá.

Ariel_El_Principe_y_Gladys_La_Bomba_juntos_1600884871.jpg
Tapa del disco de Chun-Chula's. (Gentileza Ariel Griffo)
Ariel y Tyago, en la actualidad.(Gentileza Ariel Griffo)
Gladys, Tyago y Ariel, en la década de 1990 (Gentileza Ariel Griffo)
Ariel y Tyago, en la actualidad.(Gentileza Ariel Griffo)
Tapa del disco de Chun-Chula's. (Gentileza Ariel Griffo)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *