El Rey Pelusa vuelve en forma de transmisión: “Tenemos que entretener a la gente, cueste lo que cueste”

El último martes, El Rey Pelusa y su banda ensayaron de cara a su primera presentación en formato streaming, que se realizará este sábado desde Studio Theater. O Estudio Teatro, según promociona la comunicación oficial de un show que es anunciado como un nuevo regreso.

Efectivamente, el hombre que ocho años atrás –y tras más de una década de ausencia– volvió a las tablas cordobesas y confirmó su condición de clásico viviente del cuarteto y de la canción romántica, enfrenta una nueva cuenta regresiva. Esta vez, para volver a cantar tras meses de ausencia a raíz de la pandemia.

Aunque no será estrictamente en un escenario. Según se pudo ver en un Facebook Live, la puesta escénica para esta primera transmisión que realizará el histórico cantautor dispondrá a los músicos de Pelusa en “U”, rodeando al vocalista y estrella principal de un espectáculo que llegará a distintas partes del mundo.

“Tengo saludos de Estados Unidos, de España, de Ecuador. En todos lados donde haya argentinos hemos llamado la atención de gente que quiere recordar su vida en Córdoba. Las canciones son muy mágicas”, acota Miguel Antonio Calderón desde una pausa en los ensayos para este sábado. “Es el primer show vía streaming que hacemos. El único inconveniente es lograr recrear el ambiente del baile. Sentir los aplausos, los gritos de la gente”, confirma Pelusa.

“No deja de sorprenderme un poco porque, por supuesto, es una cosa nueva, pero es lo mejor en este momento para acercarse de alguna forma a la gente. Tendremos que acostumbrarnos todos, tanto ellos como nosotros, a hacer este tipo de cosas. El primero, por ser algo desconocido para mí, puede llegar a preocuparme un poco. Pero ya se me va a pasar en cualquier momento”, sintetiza entre risas.

Regreso, vol. 2

Antes de que la pandemia llegara a nuestras vidas, Pelusa estaba a punto de presentar su primer disco con canciones originales en 22 años, Hoy. Con más de 3.500 entradas vendidas para su estreno en Forja el 14 de marzo, el proyecto se vio interrumpido abruptamente y quedó en suspenso. El regreso en forma de álbum nuevo también.

“Estábamos a un tema de terminar la grabación del disco y se suspendió todo. Verlo parado y por tiempo indeterminado nos hizo sufrir un poco, pero las cosas son así y tratamos de no pensar mucho en eso”, comenta el compositor a la distancia.

“En aquellos momentos, no esperábamos que fuera tan largo este proceso. Al mes, más o menos, la incertidumbre comenzó a crecer y a crecer, y después ya nos acostumbramos”, resume hoy, a más de seis meses de su última presentación en vivo y esperando poder concretar la anunciada presentación de material nuevo cuando regresen los espectáculos.

–¿Cómo sobrellevó todo este tiempo sin bailes?

–Uno tiene tanto tiempo por ahí que empieza a retomar cosas que dejó para hacerlas más tarde y nunca las hizo. Hacía bastante que no me metía en un pequeño microestudio que tenemos en casa. Al principio, todos los días prendía la maquinita para ver si me entusiasmaba y siempre pasaba de largo. Eso fue durante dos meses, aproximadamente. Un día, algo me llamó la atención, o no sé qué fue lo que me empujó a entrar y prácticamente no paré durante bastante tiempo. Yo acostumbro a guardar ideas en un grabadorcito que tengo, y había muchas ideas guardadas, canciones sin terminar y letras, por sobre todas las cosas. Me puse a trabajar en eso, a maquetear. Salieron unas cuantas canciones, unas cuantas terminé también. Me entusiasmé mucho y pasó el tiempo. Me ayudó a no estar pensando en las horas y en los días que no pasan. Estuvo bueno por ese lado.

“Soy un ermitaño crónico, podría decir. Mucho interés en salir no tenía”, admite el cantautor sobre los meses de encierro. “De todas formas, en tiempos normales uno puede estar toda la semana dentro de la casa, pero llega el fin de semana y ya nos encontramos para salir de gira con la banda, bromeamos, nos distraemos, nos divertimos, y en un fin de semana podemos llegar a recorrer dos provincias tranquilamente”, describe sobre su vida en gira junto con su equipo de técnicos y de músicos.

“Todo eso se acabó durante este tiempo. Estaba acostumbrado a estar en casa, pero ya se había hecho una necesidad volver. Ya empezaba a sentirme como un desocupado”, reflexiona Pelusa.

Encuentros

“Fue emotivo. Tanto tiempo sin vernos… Todos nos mirábamos a ver si teníamos unos kilos de más o el pelo más largo”, apunta el artista cordobés con relación al reencuentro con sus músicos, con quienes también compartió meses de incertidumbre respecto a la sostenibilidad del proyecto en términos económicos y como fuente laboral.

“Esto es como una familia, yo siempre lo digo. Ellos no tenían la culpa, nosotros tampoco, así que una conversación y todos adelante, a esperar”, precisó.

–El otro reencuentro será con el público. ¿Cómo será tratar de llegar a la gente a través de una cámara?

–Nosotros vamos a hacer lo que hacemos en un baile, conscientes de que hay gente que nos está mirando, pero nosotros no podemos mirarlos a ellos. No te podría decir cuánto ni de qué forma se van a emocionar. A mí me encantar ver a las parejas que bailan una canción lenta o se dan un beso. Yo noto todo eso, por eso soy un intérprete que trabaja con el gusto y el sentimiento de la gente. Va a ser pura imaginación por ahora de parte nuestra, pero me dijeron que la gente puede enviar sus mensajes o lo que estén sintiendo en ese momento.

La puesta en escena y la banda estarán emplazadas en la pista y no en el escenario. ¿Por qué?

–Decidimos hacer eso porque se eligió un lugar con una arquitectura muy bonita, tanto exterior como interior. Entonces pensamos armar la banda en el medio de la pista para poder mostrar todo. Habrá cinco cámaras, va a haber una grúa, toda la iluminación, y queremos mostrar un poco de la belleza del lugar, que data de principios del siglo pasado. Hay molduras, hay gárgolas, escaleras de mármol, pasamanos de madera, tantas cosas para ver.

“¿Cómo estamos con la nota, Pelusa?”, pregunta uno de los técnicos antes de que se termine la charla. Es hora de seguir ensayando, recuperar la gimnasia y estar listos para un regreso distinto, pero regreso al fin.

“Cada vez que hacemos algo así, tenemos mucha seguridad. Nosotros trabajamos para que las cosas salgan bien, para que la gente quede conforme y la pase bien. La gente es muy importante para nosotros, incluso más importante que las canciones”, resume Pelusa.

“Ya que estamos en esto, entonces tenemos que entretener a la gente, cueste lo que cueste, sea como sea”, agrega el artista, casi como si recitara alguno de los tantos estribillos que ha legado al cancionero popular y que volverán a sonar en vivo y en directo esta noche, desde el centro de Córdoba para el resto del mundo.

Para ver

Sabádo 26 de septiembre, desde las 22. Show en vivo transmitido desde Studio Theater. Ingresos a la venta a $ 400 a través de la plataforma PassLine.com. Según anuncia la producción, el concierto se extenderá hasta las 1.30.

pelusa_2_1601054521.jpg
pelusa_1601054548.jpg
pelusa_3_1601054837.jpg
pelusa_5_1601054933.jpg
Pelusa, en el ensyo con su banda en Studio Theater (Fotografías, José Hernandez)
pelusa_1_1601054510.jpg
pelusa_2_1601054521.jpg
pelusa_1601054548.jpg
pelusa_3_1601054837.jpg
pelusa_5_1601054933.jpg

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *