Mecha, el crédito cordobés en La Red Bull Batalla de Los Gallos: Todo depende de cómo me levante ese día

Mecha es el crédito cordobés de la final argentina de La Red Bull Batalla de los Gallos, prevista para el próximo 21 de noviembre.

Oriundo de Villa Carlos Paz y enrolado como Thomas Nahuel Antonelli, comparecerá en una de las máximas citas de la cultura freestyler junto con otros 15 colegas encumbrados y con la idea de llegar lo más alto posible.

Mecha no habla de final asegurada ni de superación de una línea determinada en la competencia (él le dice “compe”). No es por falta de ambición o de confianza, sino por atención a un sentido común: la pandemia jugó sus cartas y afectó a estos entretenedores de rima filosa disparada a la velocidad de la luz.

“Siento que no estoy en mi mejor momento. Sobre todo por este contexto de pandemia. No es el momento en el que más afilado ni entrenado estoy”, dice Mecha al comienzo del contacto con VOS.

“Sobre todo porque el freestyle depende mucho de la regularidad, de la constancia. Antes de la pandemia tenía una o dos 'compes' por semana y de alto rendimiento; entonces, estaba reafilado. Ahora sólo tengo una por mes y es medio complicado. Pero creo que, a pesar de todo esto, será un buen día. Depende de cómo me levante… Y me voy a levantar bien”, añade el veinteañero que comenzó en el ambiente de las batallas en 2016 compitiendo en las plazas más representativas de nuestra provincia, como Sinescritura y Gold Rhymes.

O, si se prefiere, el flacucho que a sus 17 consiguió su primer título nacional en Misión Hip Hop; o el mismo que, en 2019, fue campeón de Supremacía MC y compitió en BDM nacional, God Level, Red Bull Batalla de Los Gallos (en la final, cayó en octavos con MKS) y en la Copa Federación.

–¿Tenés "partenaires" para hacer simulacros de batallas?

–Me junto con los pibes, sí. Pero es un ritual medio desvanecido ese de juntarse a batallar. Ya no pasa tanto. Sobre todo cuando llevás años dentro de la cultura. Más que a batallar, te juntás a rapear y a compartir. Cada tanto me junto a entrenarme en esos términos; y me entreno con mi novia o por internet.

–¿Es inevitable la tensión del trance competitivo? Quiero decir, ¿rinde batallar cuando no estás atravesado por la necesidad de ganar?, ¿salen los "punchlines" así?

–Lo que busco en un entrenamiento en soledad, digamos, es dar nivel medio tirando a bajo para que, a la hora de competir, este suba inevitablemente. Especulo con subir un escalón. Si rapeé un 6, en el escenario será un 8. A mí me funciona así.

–¿Tus competidores porteños están en la misma que vos o traen una inercia?

–En general estamos todos bastante frenados. Quizás, si compitiésemos a nivel internacional, la gente de España tendría un poco más de ventaja. Por haber tenido un par de "compes" más… Creo que en Chile se hizo otra, además de la FMS y de la Red Bull. En Argentina estamos todos restableciéndonos. Este mes tendré tres eventos y lo considero un mes agitado. Y, en realidad, el año pasado tenía tres eventos en una semana. Los pibes van a estar igual que yo.

–Si tuvieras que armar un recorrido de cara a la final, ¿a quién te gustaría enfrentar?

–En el contexto general de la "compe", si me das un planteo para ganar seguro, la mejor llave sería Acru, Dani, Stuart y Klan. Iba a decir Papo, pero creo que se bajó… Por ilusión, me gustaría cruzarme en la final a Kusa, por ejemplo. Pero por una cuestión de que quiero que él llegue a la final. También me gustaría cruzarme MP en altas instancias. Encontrarme a Tiago en la final sería épico porque es un hermano para mí. Obviamente que uno siempre sale a ganar, pero si me toca perder rápido, voy a apostar por Tiago toda la "compe".

–¿Cómo despertás a esta cultura? ¿Cómo apareció el "freestyle" en tu vida?

–Fue todo en Villa Carlos Paz. Fue en el cumpleaños de mi mejor amigo, hace como cuatro años. Llegué a la casa y ellos estaban batallando. Pensé que se había podrido todo. “No, amigo, ¿qué pasó? Paren un poco”. “No”, me dicen. “Estamos batallando, esto es freestyle”. “A ver, cómo es”. Yo no había escuchado el beat, pero sí las puteadas. Me mostraron eso, el beat, y entré como loco. Y después me mostraron un par de batallas de la Red Bull. Recuerdo que la primera que vi fue Tata versus Kódigo, de 2015. La de la brillantina, la de Sudamétrica y todo eso. Un batallón. Nos quedamos bastante rato viendo eso. Después pusieron en pantalla Dtoke versus Arkano, cuando Dtoke era el campeón argentino y Arkano, un español con fama de invencible. Mientras se desarrollaba la batalla, para mí era clarísimo que ganaba Arkano, mientras que para mis amigos, con experiencia en el freestyle, Dtoke choreaba. Se armó una discusión infinita. Alto bardo. Ya estaba adentro.

Mecha quiera ganar la Red Bull Batalla de Los Gallos. Pero si le toca perder rápido, hará fueza por su "hermano" Tiago. (Gentileza Red Bull)

–Duda de cincuentón: ¿cómo mantienen la tensión para confrontar con un colega al que respetan y quieren?

–Eso es parte desde cuando entrás al movimiento. La primera vez que batallás, lo hacés sabiendo que está todo bien. Y que todo queda ahí. Quizás sea al revés el planteo: ¿cómo después de tanto putearse puede estar todo bien? El putearse no es tan difícil, lo más complicado es lograr que esté todo bien después de eso. Viéndolo de afuera, me refiero. Adentro está todo tan claro… Es “¡vamos, amigo, vamos a romperla!”. De hecho, uno mismo incentiva a los rivales. Soy de hacer eso, porque si sale la batalla óptima para los dos, crezco con eso. No me sirve una batalla en la que yo brille y mi rival no. Pasará inadvertida, no la verá nadie. Es preferible darse masa y perder en un batallón. Fomenta eso. Mi batalla con Cacha, por ejemplo: terminaba cada round y nos decíamos “¡Dale que la estamos remandando, sigamos que la estamos rompiendo!”. Es como un equipo.

–¿Podrías haber alcanzado este nivel sin moverte de Villa Carlos Paz?

–Si no viajás, no evolucionás. No por Villa Carlos Paz, sino por el adversario con el que te medís. Acá hay muy poca gente que compite y menos que lo hace a nivel profesional. En general, la ciudad no se presta mucho para el freestyle por una cuestión de que no tiene tantos habitantes. Y las "compes" eran una o dos por mes. Y no iba mucha gente. Todos nos acostumbramos a viajar. En el verano eso cambia un poco. Por la temporada, capaz que enganchás a competidores que vienen de viaje. Se han dado shows musicales que traían a artistas rezarpados y no iba nadie. Si no es en Molino, no podés hacer shows de ciertos artistas acá, no vendés entradas. Es complicado Villa Carlos Paz. Tuve la suerte de que desde el primer día me crucé con Cold, campeón nacional de Villa Carlos Paz. Cuando yo arrancaba, me paró y me dijo “mirá, amigo, te tenés que acostumbrar a viajar a Córdoba todo el tiempo”. Me "apilló" (sic) de eso el chabón.

Mecha se montó un estudio propio para grabar a su antojo. (Gentileza Red Bull)

Otro detalle de la vida artística de Mecha en pandemia fue que comenzó una carrera como solista formal. En julio pasado publicó Mar, su primer simple que a su vez es corte de su EP Primer paso.

–¿Esto lo llevaste adelante porque hubo tiempo disponible o es una apuesta a futuro?

–Todo lo que hago lo hago porque me hace ilusión. Ayer grabamos un clip, hoy lo vamos a continuar… Con un amigo que se llama Mono Strong. Tenemos un tema en conjunto. Y tengo otros por sacar. Pero no tienen ninguna finalidad. Puedo engancharme y sacar 100 temas por año. O decir “¿sabés qué? No tengo más ganas de grabar" y quede ahí. El tema que tenemos preparado saldrá dentro de poco, cuando esté terminado el clip. Voy a anunciar la fecha y todo, pero no es una apuesta muy grande. Lo hago porque me gusta y sin esperar mucha respuesta de la gente. Mi tema puede tener 100 o 100 mil vistas, pero a mí me va a importar lo que opinen los pibes…Y ver el videolicp y decir qué zarpado lo que hicimos.

–¿Vivís de "freestyle"?

–Hoy por hoy puedo decir que vivo de esto. Que puedo vivir bien de esto. Pero fueron cuatro años de meterle a full. Cuatro años no son nada para los competidores. Hay muchos que están desde hace 15 y recién ahora están viviendo de esto. Llegué en un momento justo, que me favorece mucho por cómo se están dando las cosas en la escena. Quiero invertir en cuestiones para el futuro, en proyectos. Ya me armé el estudio… Sigo viviendo con mis viejos, igual. Pero por una cuestión de familia más que dinero.

La finalRed Bull Batalla de Los Gallos, la competencia más importante del freestyle en español, tendrá el sábado 21 de noviembre a las 17 su final argentina, en la que se encontrarán los mejores 16 MC del país. La definición se podrá ver en vivo por www.redbull.tv/batalla

La edición 2020 tendrá entre los finalistas a Wolf, Roma, Tata, Dani, Brasita, Tiago, Acru, Nacho, Sub, Klan, Stuart, Mecha, Cacha y Zaina. MP y Kusa también serán de la partida al ingresar como suplentes ante las bajas de MKS y de Papo, respectivamente.

Los jurados serán Trueno, Lit Killah y Bizarrap.

WhatsApp_Image_2020-11-11_at_13.53.09_1_1605117228.jpeg
WhatsApp_Image_2020-11-11_at_13.54.15_1605117368.jpeg
Mecha ya sabe lo que es ganar una gran final. (Gentileza Red Bull)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *