Taylor Swift regrabará toda la música que sus exsocios vendieron a un fondo de inversión

Casi en simultáneo a una primicia de Variety sobre la compra los derechos de sus seis primeros álbumes por parte de un fondo de inversión, Taylor Swift anunció que regrabará todo ese material.

La iniciativa de la cantante tiene sustento, por cuanto aún es propietaria de las letras que escribió para esas obras.

Tal cual, la cesión por 300 millones de dólares del fondo de inversión sólo afecta al audio del acompañamiento instrumental, algo que Swift ha empezado a recrear en estudios.

Addressing her fans, Taylor Swift wrote, “I have recently begun re-recording my older music and it has already proven to be both exciting and creatively fulfilling. I have plenty of surprises in store" https://t.co/9Wc9ueSEr8

— Variety (@Variety) November 17, 2020

Esta es la segunda vez que la música de Swift es objeto de una transacción comercial por fuera de su control.

Es que en 2019 vio cómo los empresarios Scooter Braun y Scott Borchetta se hacían de todos sus masters al comprar Big Machine Label, sello en el que estuvo con contrato entre 2005 y 2018.

Así las cosas, con las regrabaciones de Tayor las plataformas de streaming y todo aquel que quiera usar aquella música podrán licenciar las versiones regrabadas en lugar de las anteriores.

Been getting a lot of questions about the recent sale of my old masters. I hope this clears things up. pic.twitter.com/sscKXp2ibD

— Taylor Swift (@taylorswift13) November 16, 2020

“Hace unas semanas mi equipo recibió una carta de una compañía de capital privado llamada Shamrock Holdings informándonos de que habían comprado el 100 por ciento de mi música, videos y carátulas”, revelo Swift en sus respectivas cuentas de redes.

El fondo de inversión en cuestión no tiene relación directa con la música, y compró el paquete a los mismos empresarios que adquirieron en 2019 el antiguo sello en el que Swift comenzó su carrera.

Es el mismo que la cobijó hasta que, en 2018, firmó contrato con Universal Music, tras varios desencuentros en las negociaciones de un nuevo vínculo.

Desde entonces todo fue controversia entre la artista y sus exsocios.

Ahora, a pesar de que el control de los derechos está en manos del nuevo fondo de inversión, Braun y Borchetta seguirán recibiendo beneficios por la explotación de esa música.

Esto fue demasiado para Swift. “Espero que comprendan que esta es mi única forma de recuperar el orgullo que una vez tuve al escuchar canciones de mis primeros seis álbumes y también de permitir que mis seguidores escuchen esos álbumes sin sentimientos de culpa por beneficiar a Scooter”, cerró la artista, que en el 2020 publicó el superlativo folklore.

Taylor Swift pelea duro por lo que considera suyo. (AP)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *