Evlay Beats: Lo que me pasó a mí como productor es algo totalmente deforme

“Mezclado por Evlay así nomás en media hora (chabón, la rompiste mal)”, dice la descripción de YouTube de Livre, disco de Ca7riel publicado en noviembre de 2018 y una especie de zona cero para el trabajo que viene desarrollando desde entonces el músico y productor Facundo Yalvé, engranaje clave en algunos de los últimos grandes hits de la música joven argentina.

Desde que aquellas canciones vieron la luz, la vida de Evlay Beats (su seudónimo) dio un vuelco cada vez más pronunciado.

En abril de 2019 apareció como responsable de producir Ouke, hit generacional a cargo de Ca7riel y Paco Amoroso. En octubre de ese mismo año, el debut en formato disco de Wos (Caravana) lo hizo aún más conocido y lo llevó a terminar el 2019 como guitarrista estable del rapero. Ya en 2020, y junto a Nicki Nicole, Colocao y Mala vida consolidaron todavía más el perfil de este joven de 26 años oriundo del partido bonaerense de Lanús.

–¿Qué te genera ser parte de esas canciones y esos discos?

–La verdad es muy loca la sensación. El otro día (el también productor) Asan dijo algo que me quedó boyando. Cuando vos hacés una canción y todavía no sale medio que estás viendo lo que va a venir, estás como en cierto punto viendo el futuro. Hay un montón de gente que escucha la canción y vos ya sabías cuatro o cinco meses antes. Eso es una sensación rarísima. Y a nivel personal, no tiene mucho sentido (risas), es una cosa loquísima, no sé qué me produce. Lo que sí me genera es ver todos los frutos de romperse en los estudios y ver cómo eso termina en esto de ser productor y estar laburando con artistas repiolas. Me la vuela. Pero estoy en la etapa justa de que quiero muchísimo más y sigo para adelante.

Meteórico

“Lo que me pasó a mí como productor es algo totalmente deforme”, define Evlay cuando repasa su ascenso dentro del universo de una industria musical que lo nominó como productor del año en los últimos premios Gardel.

“Yo hace dos años estaba laburando para una agencia que se llama 3M, que trabaja con Lali (Espósito). Me cebaba pero pasaba muy a un segundo plano en cuanto a la producción, capaz terminaba editando o afinando voces, ya quería largarme por mi cuenta. Yo ya conocía a algunos de los chicos pero ninguno me tenía como productor. Un amigo me prestó un estudio en Caballito y una vez nos cruzamos con Ca7riel y le dije que me diera una chance”, recuerda.

“Empecé mezclando un par de cosas para él, dándole una mano, y después terminé metiéndome más en la produ. Y como a ese disco –Livre–, le fue muy bien en nuestro entorno de ese momento, después empezaron todos a hablarme para empezar a laburar. Todo por ese disco, que lo hice sin apostar a nada, sólo porque tenía ganas de hacerlo. Quería ser productor”, repasa Evlay, que a partir de su trabajo con Ca7riel colaboró con Dakillah y se convirtió de a poco en figura repetida dentro del catálogo de Agencia Picante, que incluye a otros pesos pasados como Angelita Torres, el mencionado Wos o Louta.

“Es tan loco que no tengo bien en claro los períodos de tiempo en la cabeza”, acota Yalvé, que a partir del parate general que supuso la pandemia para el rubro musical decidió lanzar su propio proyecto de sello discográfico. “Con Wos teníamos más de 60 fechas para este año, nos mató”, dice el productor y guitarrista sobre el freno abrupto de su agenda en los últimos meses. Algo que, sin embargo, habilitó la posibilidad de pensar nuevas manifestaciones de su quehacer artístico.

¿Cómo nació la idea de tu sello Caraza Records y por qué decidiste hacer un EP instrumental?

–Lo del sello surgió en la cuarentena. Tenía ganas de sacar material con otros artistas amigos y armarme una crew de productores para tener acceso a sacar música más rápido. Yo tenía 30 o 40 beats para sacar y de todo eso quedaron los tres que terminaron en el EP. Después de estar en los temas más mainstream, la idea era hacer algo raro. Cuando estoy produciendo para otros, no soy quien tiene la última palabra siempre. Entonces cuando me pongo a hacer mi música hago cualquier cosa. Quería plasmar esa parte más experimental y deforme. Y mientras hacía los tracks fueron surgiendo algunas sensaciones que me hicieron acordar a viajes que hacía en bondi, como cuando iba al colegio o cuando visitaba a una ex, por eso tienen nombres de líneas de colectivo (520C, 523E y 158W). Como ya me saqué las ganas de eso, ahora estoy armando un disco de feats y ahí sí voy a tirar más a la tribuna (risas); van a estar todos los amigos que vengo produciendo y más.

-Formás parte de una nueva generación de productores que son tan protagonistas como los artistas. ¿Sentís que el rol ha ganado prestigio en el último tiempo?

-Recién en los ’90, con Dr. Dre y otros casos, la figura del productor pasó a tener un papel importante en cuanto a la visualización también. Después vino un tiempo en el que eso no estuvo y ahora está como el resurgimiento de todo eso por cómo es y cómo se hace la música ahora. Acá tenemos productores re “pegados”, como Bizarrap. Se mezcla la figura del artista con la del productor, y eso te pone en ese plan. Creo que está buenísimo eso también a la hora de saber nuestros derechos como productores, o qué pedir. Antes era muy en la nebulosa todo. Capaz hacías una canción para alguien, la producías, y capaz habías estado en la composición y ni te metías. Que el productor empiece a tomar ese rol también hace que haya menos ignorancia entre nosotros.

Facundo Yalvé, uno de los nombres clave en el universo de la música joven. (Gentileza prensa)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *